sábado, 21 de junio de 2008

Cada día: un Nuevo Comienzo



Hay una frase que la experta en crecimiento personal Laura Acevedo en cierta ocasión me comentó y que para mí es la clave en las relaciones sanas: Ver a cada persona como si la estuvieses conociendo Hoy.


Se dice fácil, pero lo que contiene es profundo y significa un gran reto. Como mirar a la persona y no engancharse con lo que te hizo bueno o malo, con lo que esta persona fue hace unos años, la semana pasada o ayer?

Quizás eso tenga que ver con la expresión "Sed como niños y entraréis en el Reino de los Cielos". Para los más pequeños en un contexto sano y normal, cada día es un nuevo día, viven el presente sin más. Disfrutan cada color, aroma y evento como si fueran únicos y por tanto viven entusiasmados.

Y es que hasta decirle a otro lo que no nos gusta desde la energía del ahora sin prejuicios o resentimientos, es hasta más acertivo y quizás genere un impacto mayor.

Creo que vivir en el presente desde el disfrute, con Fe, atre lo bueno, genera una energía bonita que a su vez atrae a más gente en sintonía con la armonía.

Cada día es un nuevo comienzo. Los pájaros cantan felices, no se preocupan por lo que tendrán que hacer para alimentarse, cantan. El cielo se despeja y nuestra colores maravillosos, las plantas parecen saludar al viento. Cada día es un milagro y vale la pena ver la majestuosidad del Amor impresa en cada detalle. En la montaña, en las sonrisas de quienes con alegría reciben cada mañana.

Creo que centrarse en el Presente con mucha Fe y energía positiva, convencidos de que desde nuestras acciones responsables (las que contribuyen al bienestar, la inclusión y el respeto por las diferencias), podemos lograr metas en armonía ya es una forma de entrar en el Reino de Los Cielos aqui en la Tierra.

Las relaciones con los otros son complejas, porque cada cabeza es un mundo, pero ayuda mucho si dentro del respeto hacia nosotros y hacia los demás podemos ver a los otros desde lo que son Hoy.

Son muchos los prejuicios que a veces hacen sus jugadas. Muchos los recuerdos, mucho lo que ya se fue y no está que impide que nos percatemos en donde estamos ahora .

Porque Cada día es un comienzo, cada día hay una lección aprendida y cada día tenemos la oportunidad de ser mejores personas, y entendiendo mejores personas por el fruto de nuestros actos.

Esto no implica quedarse en relaciones laborales o de pareja, donde las tensiones son muchas o el irrespeto ha mermado la capacidad de aguante. No se trata de eso. Se trata de seguir adelante y no quedarse en el pasado, pensando que quienes ayer fueron de una forma, hoy siguen siendo igual, lo que nos resta la oportunidad de contar con nuevos amigos o simplemente de vivir el presente con mayor tranquilidad.

Estamos conectados con otros de una u otra forma, sin embargo que esencial es estar conectado primero con uno mismo viviendo el aqui y el ahora desde la plenitud para continuar este camino de la mejor manera posible y alcanzar la meta de VIVIR y CONSTRUIR realidades más armoniosas.





6 comentarios:

holandita dijo...

Super energizante, empezaré a practicarlo... a ver si me sale, porque es mucha la nobleza solicitada... Cuando conocemos a alguien por primera vez las mejores expectativas aparecen y los ojos son transparentes, eso da verdaderamente sentido a la vida, gracias querida Anaiz

Maru dijo...

Siempre sigo tus reflexiones desde el blog, a través del correo, y cuando tengo oportunidad de conversar contigo. Es difícil poner en práctica esa frase que comentas al inicio de tu texto: "Ver a cada persona como si la estuvieses conociendo hoy". Voy a tratar de ponerlo en práctica, pero parece complicado. El recuerdo en una sombra recurrente, difícil de borrar.
Trataré de vivir el presente, sin echar la mirada hacia atrás. Gracias por regalarnos tus textos.

Anaiz Quevedo dijo...

Gracias Holanda y Maru por sus comentarios. Y estoy de acuerdo con ustedes en que la reflexión compartida es un gran reto si acaso no significa el gran reto en la vida, el secreto de los sabios para conservar la paciencia (Ciencia de la Paz). Fue una de las lecciones más duras en la formación de renacimiento y digo dura porque allí está la afirmación " Ver al otro como si lo estuvieses conociendo HOY", haciendome eco, creandome inquietud, viniendo,yendo....
Es interesante practicarlo porque trae mucha Paz interna. Son valientes al intentarlo.
Abrazos y gracias por compartir en este espacio

Ana dijo...

Hola Anaiz, un placer saludarte y leer tu blog donde descargas tan sabias reflexiones y energías positivas, expresadas en base a las inquietudes que la mayoría de cada uno de nosotros nos planteamos íntimamente día a día.

Esta frase que señalas, “Ver a cada persona como si la estuvieses conociendo Hoy”, no solo es la clave de las relaciones sanas, sino una manera real de ver la vida, porque al igual que el cuerpo humano cambia a lo largo de su vida biológica (embrión, feto, niñez, adolescencia, madurez, vejez), también lo hace nuestra identidad, ese conjunto de conceptos, cualidades y defectos con los que nos identificamos en un determinado momento, y que deben su existencia en primer lugar, a nuestra naturaleza biológica (hombre-mujer), pero más intensamente, a la influencia que ejercen sobre nosotros ese conjunto de experiencias vividas, creencias y valores, fomentados generalmente por nuestro entorno cultural.

Al final vivimos en un constante descubrimiento de la realidad que nos rodea y nos influencia, hasta el punto de modificar parcial ó radicalmente algunas de nuestras posturas y conductas, ya sea para bien ó para mal, lo cual termina por cambiar de forma consciente ó inconsciente lo que reconocemos como nuestra identidad: la manera en nos vemos a nosotros mismos, nos ven los demás y/ó dejamos que los demás nos vean.

Preguntarnos periódica y reiteradamente ¿quién soy yo?, no solo nos permitirá enfrentarnos a nuestros miedos y reconciliarnos con nosotros mismos al conocernos más profunda y sinceramente, sino que nos permitirá descubrir cómo cambiamos cada vez, y en consecuencia nos permitirá entender porque debemos “ver a cada persona como si la estuviésemos conociendo hoy”: es porque somos cuerpo y mente en movimiento y en constante transformación.

Un beso muy grande para ti, Ernesto y el bebé.

Tu amiga de ayer, hoy y siempre,
Ana María Piso

Veronica Z. dijo...

Hola prima que bella es tu pagina...y tu articulo..sabes creo que los adultos con nuestras preocupaciones, dificultades y responsabilidades diarias nublamos nuestros amaneceres y no logramos ver lo bello del dia a dia, y lo maravilloso que es poder despertar y ver que el Dios permite el Sol para buenos y malos y cada dia es una oportunidad para cambiar, para ser mejor, y para ver que las personas que nos rodean tienen esa misma oportunidad...besitos...Vero

Anaiz Quevedo dijo...

Gracias Ana por compartir tus sabias reflexiones. Me siento muy contenta que a una mujer que me ha enseñado tanto en esta vida, este humilde artículo le haya sido útil. Lo que mencionas me ha dejado pensando, el paralelismo entre nuestros cambios biológicos y psicológicos, el ver hacia nosotros mismos desde la humildad de nuestros propios cambios para ver a los otros. Mil gracias amiga y deseo que tu también estés bien,

Vero, siempre madura para tu edad, es un privilegio leer tus palabras y ver que tienes tanta espiritualidad, fe y optimismo al igual como la abuela. Zambrano eres en esencia pura. Deseo en armonía divina que mantengas esa esencia aún viviendo los retos que esta vida a veces pone y seas victoriosa en las claves de esta existencia basada en el AMOR.

Abrazos
Anaiz