martes, 27 de noviembre de 2007

VENEZUELA


Muchos y muchas somos amantes de los sitios donde nacemos y crecemos. Pero le aseguro que aunque usted no haya nacido en este paraíso tropical llamado Venezuela(Pequeña Venecia), facilmente lo podría amar así como lo amo yo.

Estamos atravesando una situación compleja, tensa, difícil. No voy a entrar en detalles. Usted puede encontrar información sobre lo que nos duele y nos angustia en cualquier medio nacional o internacional. Quizás tenemos problemas como en cualquier casa siendo el más grave la delincuencia, estamos divididos, algo distanciados como hermanos y hermanas, pero esa no es nuestra esencia.

Somos un pueblo dicharachero, hermoso, solidario con buen sentido del humor. Aqui hay mucho afecto y cariño. Nos besamos en las mejillas al saludarnos y pedimos y ofrecemos la bendición.

Tenemos un himno nacional profundo en contenido. Pero con una melodía tan especial que como decía Conny Méndez y lo cual dejó plasmado en su famoso tema "Venezuela habla cantando", arrullamos a nuestros niños y niñas con él.

Tenemos un clima delicioso, pero si quiere más sol, un poquitín de nieve, selva, desiertos... no tiene que esperar un cambio de estación. Aqui en esta tierra usted lo tiene todo.


Si ha soñado con aguas cristalinas, arenas blancas, sol radiante, silencio de paz, aves que surcan los cielos, ese paraíso está aqui en Los Roques, Morrocoy, Mochima y tantas playas que heredamos.


Tenemos las mesetas o tepuyes más antiguos del planeta, ubicados al Sur del país. Toda la gente que conozco que ha estado en La Gran Sabana y en el Parque Nacional Canaima rodeado de la majestuosidad de los tepuyes absorto en la caída de agua más alta del mundo"El Salto Angel" , con la flora y fauna más espectacular, la esencia aborigen, los cantos, la belleza y el verdor, me dicen que esto es una prueba fehaciente de que Dios(a) existe.

Tenemos las montañas andinas, con nieve en sus picos en algunos momentos del año.

Desiertos, cardones y tunas en los médanos de Coro. Podría enumerarles nuestros paraísos pero este escrito me quedaría corto.

Pero no puedo dejar de decirles que nuestro tesoro más grande es la gente. Amistosa, cálida, dispuesta a brindar apoyo, a dar una dirección, a contar un chistecito, a verle la cara lúdica a cualquier cosa por más complicada o seria que esta sea.

Nos gustan los hervidos (sopas) los domingos más que todo para compartir con la familia, nos encantan las navidades con gaitas, parrandas, aguinaldos y la infaltable hallaca(una sorpresa gastronómica que nos legaron nuestros aborigenes envuelta en hojas de plátano).

Somos muy alegres, a todo le ponemos musiquita, hasta a los reclamos. Quizás por eso las karaokadas (lease Karaokes) sean ya parte nuestra. Tenemos nuestro ritmo y nuestro tiempo y éste además varia según la zona geográfica siendo el más rapidito el caraqueño. Ahh y todos echamos un pie (Bailamos pues), desde el joropo, hasta los ritmos foráneos , aqui hasta el más pintao baila salsa o merengue y ni hablar de los tambores, es inexplicable.

Nos gusta comer y aqui hay plato para todos los gustos, aunque el más popular es la arepa (esa masa de maiz que luego asada, frita, horneada) es la cosa más sublime, hasta hay una reina entre ellas la Reina Pepeada (fue creada por un portugués/venezolano en los años 60 cuando de la emoción de ver ganar a la primera miss mundo venezolana, Susana Dujim (1955) decidió ponerle nombre a su receta recién creada. La arepa Reina Pepeada viene rellena de aguacate, pollo y mayonesa, ummm demasiado buena.

Ahh esto nos recuerda que aqui hay miles de fanáticos(as) de nuestro Miss Venezuela con su emblemática canción "En una noche tan linda como esta", concurso que muestra que en este país las mujeres son muy bonitas. Tiziano Ferro el cantante italiano dijo lo que todos han dicho al pisar esta tierra: "No importa si es gordita, de tez blanca, muy blanca. oscura, morena, flaquita, rellena, trigueña, alta, bajita, jovencita o madura.... no había estado en un país donde hubiese mujeres tan hermosas"

Nos encanta abrazar y sino dediquese a observar a todo un vecindario un 1ero de enero. Allí no hay distingo de credo, ideología o equipo de béisbol rival.

Nos tomamos a veces las cosas con soda, sin dejar de ser responsables. Nos encanta un día feriado para ir a la playita, compartir con la familia, nos encanta disfrutar.
Aqui soñamos con crecer, vivir, enamorarnos.
Hay mucha nobleza de alma en este pueblo. Quizás nos falta más estima y valor hacia nosotros como pueblo y nación. A veces no creemos lo maravillosa que es nuestra Tierra, única, especial, con gente afectuosa, llena de misterios, bellezas naturales y lugares por descubrir. Hay que amar a esta tierra, quererla, respetarla. Nunca es tarde para comenzar a hacerlo.
Venezuela es el país de las nostalgias y la esperanza. No en vano los españoles Pablo Herrero Ibarz y José Luis Armenteros nos legaron esta canción que es como un segundo himno en esta tierra sagrada


Venezuela


Llevo tu luz y tu aroma en mi piel
y el cuatro en mi corazón
llevo en mi sangre la espuma del mar
y tu Horizonte en mis ojos.

No envidio el vuelo ni el nido al turpial
soy como el viento en la mies
siento el caribe como una mujer
soy así que voy a hacer.


Soy desierto, selva, nieve y volcán
y al andar dejo mi estela
el rumor del llano en una canción que me desvela.
La mujer que quiero tiene que ser corazón, fuego y espuela
con la piel tostada como una flor de Venezuela.

Con tu paisaje y mis sueños me iré
por esos mundos de Dios
y tus recuerdos al atardecer me harán más corto el camino

Entre tus playas quedó mi niñez
tendida al viento y al sol
y esa nostalgia que sube a mi voz
sin querer se hizo canción.

De los montes quiero la inmensidad
y del río la acuarela
y de ti los hijos que sembrarán
nuevas estrellas.

Y si un día tengo que naufragar
y el tifón rompe mis velas
enterrad mi cuerpo cerca del mar... En Venezuela...

4 comentarios:

ccn dijo...

Que lindo tu escrito, es una verdad que compartimos, estamos seguros que la belleza de nuestro país y la importancia de valorala es la fuerza impulsadora de cosas grandes y hermosas como estamos llamados a realizar en medio de una sociedad perversa de antivalores que ha querido destruir nuestra verdadera cultura. Venezuela tierra de gracia, LEVANTATE A CANTAR TU ALMA LLANERA....tus amigos CCN Desarrollo Social, Caracas-Venezuela

LuisFe dijo...

Anaíz,

Que belleza la pasión con que describes nuestro hermoso y cálido país... nuestra Venezuela!.

Creo que muchas veces caemos en la trampa amarga de cubrir con un velo las cosas buenas del país.. de centrarnos en las cosas no tan buenas y ni siquiera pasar la mirada a lo magnífico. Eso es como aquellos que compran los muebles de la sala nuevos y los cubren con esa sábana viejita, rota y maloliente para que no se les dañe y resulta que nadie se entera de la gran calidad de los muebles, su belleza, la ventaja de su forma, entre otras características.. es más! ni los dueños lo disfrutan!

La analogía la comento no sólo con la esperanza de que quiten los cobertores de los muebles de mi casa(jaja)sino porque mi Venezuela querida tiene grandezas que muchos no conocen. Y no me refiero a las bellezas naturales, que ya sería decir bastante, sino a esos detalles que también mencionas en tu escrito como la "chispa" del venezolano.
Conservamos algunas cosas que en otros países observan con alta estima: pedimos "la bendición" y damos el "buen provecho"... cosas que dicen mucho de una sociedad en cuanto a valores se refiere.

Venezuela es un país de grandes hombres y mujeres.. tú mi amiga Anaíz, lo demuestras...hermosa reflexión. Ojalá Dios nos de larga vida y salud para conocer todo nuestro país de punta a punta para seguir enamorados de nuestra patria.

Saludos

Luis Felipe González

Anaiz Quevedo dijo...

Amigos y amigas del CCN Venezuela, quiero usar este espacio para felicitarlos por la hermosa labor que vienen desarrollando. Trabajar con el que cree que lo ha perdido todo (porque la VIDA es lo más importante) con el verdaderamente marginado, excluído, con el que se siente el más pobre de los pobres, con el que la sociedad rechaza, amigos y amigas eso muy poca gente lo hace. Por eso contar con un comentario de parte de ustedes es un honor. Adelante, gracias por compartir sus reflexiones porque es cierto Venezuela es su gente que quiere vibrar en lo positivo y en la solidaridad. Gloria al Bravo Pueblo




Luis Felipe

Me encanta tu metáfora de los muebles y los forros o protectores que es típico en los hogares venezolanos. Me fascinó que recordaras el ¡Buen provecho!!! que lo decimos todas y todos con una sonrisa en los labios no importa si conocemos a los de la mesa de al lado o al que va comiendose la empanada(hecha de harina de maiz frita rellena de queso blanco(cuando se consigue), carne mechada, caraota (granos negros, bueno cuando hay) en la camionetica, jajajja

Luis FE te felicito por el congreso económico,admiro que seas capaz de congregar a tanta gente capacitada de este país, a tantas personalidades y aportar reflexiones.

Tu eres un valor como tantos de estas nuevas generaciones por los que vale la pena luchar y dejar un país más humano.

Os quiero y admiro mucho
Anaiz

José Bernardo dijo...

Excelente amiga, qué buen material para promover el país.

Ciertamente, podemos considerarnos tan afortunados. No sólo tenemos una hermosa geografía y riquezas naturales, pues nuestro mayor capital sigue siendo la gente.

Hay, sin embargo, mucho por hacer, pues la calidad de vida está muy afectada. Este es un tema que has tratado magníficamente con anterioridad.

Los contrastes entre la riqueza y la pobreza, suelen afectarnos bastante. Desde la propia entrada por Maiquetía, empezamos a visualizar los ranchos, y no hay mejoras sensibles, a pesar de la inmensa riqueza petrolera.

Venezuela podría ser un polo turístico extraordinario, como pocos en el mundo. Todos esos atributos que destacaste, y que tanto gozamos, se ven sin embargo afectados por la alta inseguridad, que nos tiene prácticamente "secuestrados" en nuestros hogares.

¿Cómo afrontar este tema de la inseguridad? ¿Y la pobreza extrema?

Quizás estas reflexiones puedan quedar fuera de contexto, en lo tocante al contenido específico de tu vibrante artículo. Pero interpreto que es una oportunidad para replantear lo anterior, pues nuestra Venezuela querida, como dice la canción, requiere del concurso de todos.

Ahora, más que nunca, la sociedad civil debe involucrarse con el tema social, y no dejar al Estado como único responsable de lo público.

El gran reto, que la gente y el Estado promuevan y hagan efectivos los derechos humanos, en su más amplia dimensión.