viernes, 23 de noviembre de 2007

Érase una vez un vaso de leche...

Ayer mi compañera de equipo Vicky llegó con un poco de retraso a la oficina. Estaba haciendo una mega cola en un supermercado de la capital donde había llegado leche en polvo. Vicky estaba desesperada porque ya el reloj marcaba más de las 8 y la cola no avanzaba. Con mucha frustración mi compañera de labores tuvo que dejar el supermercado para venirse a la oficina, las cajas no las desempecarían temprano por lo que quien sabe hasta qué hora estaría allí. Vicky como muchos de nosotros aqui en Venezuela ya no tiene leche en la despensa.

A mi porque en verdad la leche no me gusta mucho, no tomo café.. digamos que me gusta para hacer tortas, flanes y otros postres y quizás algún batido, banalidades comparadas con la desesperación que ahorita lamentablemente están sintiendo muchas madres venezolanas que no consiguen como alimentar a sus hijos, mi pequeñín toma afortunadamente un tipo de leche de bebés que si es posible obtener. Pero ya está entrando en la fase de leche completa... y empiezo a preocuparme.

Que paradoja. hay dinero circulando, pero no aparecen algunos alimentos tradicionales en la mesa del (la) venezolano(a). No se consiguen las caraotas negras (granos). Nuestro plato típico es el pabellón ,arroz blanco, carne mechada, tajadas(de plátano frito:
es como el cámbur pero más grande y se come hervido, frito o asado pero no crudo como el banano),y porsupuesto las caraotas.. pero hace tiempo que no las comemos.

Los venezolanos y venezolanas somos muy dulceros.. hasta a los granos le ponemos azúcar.. pero tampoco se consigue.. y ni hablar del aceite de soya o de girasol porque pese a que comemos full azúcar nos cuidamos el colesterol en esta tierra. Pero nada tampoco estamos usando este aceite, agarramos lo que vemos, si es que aparece. Ya no estamos comprando por marcas, atributos, y menos nos fijamos si la empresa es socialmente responsable... No no no. agarramos lo que haya.

A veces escasea el pollo, en gran parte del año faltó la carne , faltaron los huevos...

A mi me disgusta pelearme con la gente. Pero practicamente hay que batirse a la macha cuando en la actualidad llega la leche a algún supermercado, las amas de casa arrasan con los paquetes cual niñitas en piñata. Si estás pila(atento/a) te llevas al menos un paquete y si no quieres perder el glamour pues no lo pierdes pero si pierdes quizás la única oportunidad en meses de conseguir este preciado alimento.

Aqui un sobre o pote de leche ha pasado a ser patrimonio, un bien escaso, por el que se pagan sumas muy altas, ya la cosa se parece al mercado negro de divisas.

¿ Es culpa de los comerciantes que especulan? Si esta fuese la razón, ya el gobierno lo hubiese controlado, llevamos casi medio año o más viviendo la situación que describo, este argumento no parece sostenerse. Quizás la demanda ha sobrepasado la oferta y las políticas y medidas económicas implementadas no han solucionado el problema. De pronto al aparato productivo le falta desarrollarse lo suficiente para satisfacer la demandas de consumo en el país. Quien sabe.

Cuales sean las causas de este panorama, la población es la más afectada. Me preocupan los niños y niñas. ¿Qué están comiendo? ¿Cómo se están alimentando? En los sectores de bajos ingresos un plato de caraotas con arroz era un plato que resolvía la ingesta calórica diaria así como el pollo, la carne, los huevos y la infaltable leche... Ni en los mercales (sistema de abastecimiento de alimentos a precios solidarios, iniciativa del gobierno nacional), se consiguen con regularidad algunos de los nombrados productos. ¿Qué están haciendo las madres venezolanas que bastante deben ya hacer día a día para enfrentar al alto costo de la vida?

Mi intención no es crear polémica por las "supuestas" causas de este fenómeno. Simplemente quise compartir mi testimonio sobre una situación que está estresando a muchas familias en el país.
Me tocó recientemente estar en una reunión de trabajo. Uno de los asistentes trajo un obsequio para el resto... Leche descremada en presentación liquida de larga duración.. anteriormente en visperas decembrinas, nos regalábamos agendas, bolígrafos especiales, etc. Ahora nos regalamos productos alimenticios en vías de extinción.

5 comentarios:

Juan Miguel Bueno dijo...

Hola Anaiz. Tengo tu blog apuntado en mis favoritos y de vez en cuando entro a leerte. Me sorprende y me entristece esto que cuentas aqui. Por mi parte te puedo decir que aqui en España los ricos se las han arreglado para encarecer la vivienda hasta unos niveles que antes eran insospechables, todo el mundo está hipotecado hasta el cuello en este pais para poder pagarse la casa, totalmente en manos de los bancos. Así la gente se han convertido en borregos, y esta bien atada, pues imposible hacer huelgas etc y que te descuenten tu sueldo. Vamos que el gobierno de turno hace con la gente lo que quiere. Para colmo de males, como la gente ya no puede comprar casas (los precios estan pensados para el nivel adquisitivo de los extranjeros ricos del norte de europa que vienen aqui a pasar su jubilacion, al calorcito del sur)ahora todos los alimentos basicos (leche, pollo, verdura, fruta, etc) han subido entre un 10 y un 20 por ciento, y esperemos que la cosa se quede ahí. En fin, que hay mucha gente que está empezando a pasar bastantes fatigas. Yo tampoco se de quien es la culpa, pero pienso que los que hasta ahora manejaban el dinero de la vivienda han metido mano también en el tema de los alimentos, es ganancia segura a costa de explotar a los pobres. Es como un nuevo sistema esclavista, aunque soterrado, en pleno siglo XXI.

Hablando de otra cosa, has leído algo de Daniel Meurois? Sus comentarios sobre el papel de María de Magdala en el pasado y el papel activo que la mujer puede jugar para transformar y mejorar los problemas sociales actuales creo que te podrían interesar. Está en libros como "Visiones esenias" (no se si en Venezuela estara editado). Son lecturas de tipo espiritual como Enrique Barrios, etc. Bueno...un abrazo desde Andalucía de Juanmi.

Ernesto García dijo...

¡MUY BUENO! DE VERDAD,Y ME SIENTO TOTALMENTE IDENTIFICADO CON TU ARTICULO SOY UN AMANTE DEL CAFE CON LECHE Y DE LAS TORTAS Y ME TENGO QUE CONFORMAR CON VER LOS ANUNCIOS Y PUBLICIDADES DEL PRODUCTO PARA ACORDARME CON AÑORANZA ¡QUE RICO ERA TOMAR EN LA MAÑANA UN BUEN CAFE CON LECHE!.Y LLEGO A LA REFLEXION DE QUE AHORA PDVSA ES DE TODOS AL IGUAL QUE EL NIVEL DE VIDA "TAPA AMARILLA" QUE ESTAMOS VIVIENDO. TE AMO TU ESPOSO.

Anaiz Quevedo dijo...

Estimado Juan Miguel gracias por tu estupendo feedback, yo también tengo tu blog en mis favoritos, que bella poesía y dibujos.
Enrique también me inspira, es un gran escritor y gran amigo junto a su esposa Deborah por cierto que Enrique y De están vendiendo por navidad a través de su página libros en paquete para particulares que deseen donarlos a instituciones, escuelas, bibliotecas, orfanatos , cárceles. con los aportes de esta campaña"un regalo del alma en esta navidad" también se apoyarán causas a favor de la educación y crecimiento humano en América.
No he leído aDaniel Meurois pero voy a buscar sus libros, porque creo firmemente en el rol conciliador de la mujer y su conexión con la madre Tierra. María Magdalena es UN PERSONAJE FASCINANTE.

Por otro lado es preocupante lo que me cuentas sobre los costos de la vivienda y los alimentos en España. Pasa allá y pasa aqui.
Adicionalmente aqui además de caros, los principales alimentos de la cesta básica no se consiguen, no aparecen, NO HAY.Nunca nos había pasado. Gracias por hacerte solidario.
Abrazos desde Caracas, Venezuela y muchos saludos a toda la gente bella de Andalucía

Eliana Quintero dijo...

Anaiz, yo soy parte la población y soy madre también, no se trata aquí de si somos de un color o de otro, todos estamos desesperados por conseguir la tan necesaria leche, y los demás alimentos...
Yo tampoco entiendo lo que está pasando.
EQ

José Bernardo dijo...

Saludos Anaiz. Muy bueno, como siempre, tu aporte.

Hasta hace pocas semanas, la percepción sobre el origen del problema, apuntaba al sector empresarial. Sin embargo, recientemente se publicó una encuesta, donde por primera vez se señala como el gran responsable al gobierno.

Estas reflexiones no pretenden entrar en detalle en ese tema tan complejo, sobre la determinación de los responsables del desabastecimiento.

Pero no podemos dejar pasar por alto elementos de capital importancia, como los siguientes:

La inversión privada ha caido en picada en nuestro país. Leí en estos días la más reciente información de Venamcham sobre inversión extranjera en el país, y es terrible. Algo sumamente preocupante. Sin entrar en profundidades, el marco político y la inseguridad jurídica tienen alta incidencia en lo anterior.

Estamos dependiendo de los ingresos petroleros, por una parte; y la economía privada existente, está afectada además por las múltiples regulaciones y el control cambiario, absolutamente injustificable en un país con reservas tan importantes.

Por si fuera poco, la reforma propuesta está dirigida contra los emprendimientos particulares, se golpea abiertamente la propiedad privada y se proyecta como bandera lo colectivo sobre lo individual.

La falta de la leche y el desabastecimiento de tantos productos, son, en parte, reflejo de lo anterior.

No se trata de eliminar la intervención del Estado en la economía. Dentro de un Estado Social, es lógico que la "mano visible" del Estado, contribuya para el logro de la justicia social.

Es sólo que este Estado Social no debe implicar, en forma alguna, el quiebre de la economía privada, sino muy por el contrario, debe propiciarse una economía sustentada en la inversión privada, con el estímulo y control del Estado, quien tendría como principal responsabilidad, en lo que a economía se refiere, la distribución de la riqueza.