miércoles, 17 de octubre de 2007

¿Oro por Espejo? Encuentro de dos mundos parte II

Seguí en lo alto de la montaña
en la lejanía tu extraña embarcación brillaba
pregunté al chamán
al ave
al viento
pero tampoco sabían de ti

Bajé tan rápido como el jaguar
a preparar la tierra
para recibirte
tu sonrisa bonita llevaba en mi mente
podía verla en mis sueños
porque poco sabía de ti

La sacerdotisa y el chamán no estaban contentos
busqué el oráculo de la luna y el sol
porque el viento en silencio estaba
ellos tenían que saber de ti
y si,si sabían

Él ,trae un espejo
dijo el chamán
y es todo, dijo la sacerdotisa
¿Qué es un espejo? pregunté
Lo sabrás muy bien dijo el oráculo

Te esperaba con ofrendas de Oro
con el cabello al viento
en la orilla
y llegaste como soñé
con tu sonrisa bonita
y aunque te miré de cerca
nada sabía de ti

Te interesó el oro
y me observaste
extendiste tu mano
para darme aquel objeto raro
cuando lo ví
solté ofrendas
y me olvidé que no sabía de ti

Tomé el espejo y huí
fui donde el oráculo
sorprendida por el brillo del objeto
olvidé tu sonrisa
y tu visita

vi en el objeto
a una joven de cabellos largos
con brillo de sol y luna en la mirada
¿quien era?

Sentí miedo
y pregunté a la noche
a las estrellas
y nada, nada

buscaste contactarme
pero ya era imposible
¿quién era la joven
¿qué objeto era ése?
no había otra cosa
que ocupara mi mente

Cuando tomaste mi rumbo hacia el río
seguí al jaguar
y llegué a la montaña
y cuando me seguías a la montaña
bajé al río

Miré el objeto
una y otra vez
¿quién era ella?
la madre tierra por fin habló
¿es que acaso no sabías de ti?

Yo soy parte tuya, del viento, el mar
le dije
y también eres ella
dijo la Tierra
mi corazón latió con fuerza
me puse mi brazalete de caquetía
mis plumas de princesa
y miré el objeto
¿YO?

El sol salió
y estuve todavía en la montaña
sentí al águila y al cóndor
al jaguar
todos hiciéronme un cerco
y no pudiste acercarte

Esperé que regresaras a tu embarcación
no sé si llevabas el oro
viniste y traías respuestas
y ahora yo tenía más preguntas
porque no sabía de ti
y ahora ni siquiera sabía de mi

Conocí que existen otros mundos
que no todos se consideran Uno con la tierra
que se miran separados
yo no sabía hacerlo
no sabía mirarme así

Vi tu sonrisa bonita
y sé que la recordaré algún día
Vuelvo a mi mundo
con saberes de otros
Viniste y buscaste Oro
Y me dejaste un espejo y es todo.

2 comentarios:

Eliana Quintero dijo...

Realmente hermoso... deberías publicar un libro de poesía en papel, pero reciclado, no sé, se me ocurrió...

Besos

Eliana Quintero

Anaiz Quevedo dijo...

Amiga, eso haré. Todo es tan sinérgico. Mis libros, el programa, todo está conectado. Ahora lo que no había pensado era en hacer uno de poemas en papel reciclado, lo haré. Besos
Anaiz