lunes, 15 de febrero de 2010

A-MOR


Nuevamente un día de San Valentín. A decir verdad unos cuantos feriados, Día de la juventud, Carnaval. En medio de un torbellino de información y preocupaciones, que en mi país ya se ha convertido en el pan de cada día, los venezolanos han tratado de celebrar. No sé si somos algo locos. Un país con tantos problemas pero alli vamos pasando por una Serie del Caribe, para luego llegar a los días libres coincidiendo el fin con el día del Amor y la Amistad.

Voy a dejar de lado el análisis profundo, y hasta psiconálitico que pudiera derivarse de la conducta de nosotros los venezolanos. Sólo quiero hoy compartir una reflexión sobre el Amor, ya que estuvo cerca el famoso día.
Celebramos en un día el Amor, porque sabemos en el fondo que es lo que a la humanidad le hace falta. Bien me lo dijo una compañera de la universidad hace tiempo atrás, "En este mundo no hace falta comida, porque comida hay y de sobra. Lo que falta es Amor". Y poniendole cifras y tocando uno de los tantas viscisitudes planetarias leí este fin de semana que el Director de la Organización para la Agricultura y la Alimentación (FAO), comentó el año pasado que 44 millones de dólares podrían ayudar bastante a solucionar el hambre en el mundo. Y sin embargo añado yo, que quizás más que eso se ha gastado en armas. Da impotencia y uno se deja llevar por una especie de marea extraña, que te invoca a seguir viviendo, haciendo más o haciendo menos, a sabiendas de que el planeta con sus virtudes y defectos tiene serios problemas colectivos.

Pero que podemos pedirle a un colectivo, si muchos , con una relativa salud mental no sabemos ser buenos con nosotros mismos.

No somos buenos cuando estamos con gente que no nos merece, llamense parejas, relacionados, y hasta gerentes públicos y líderes políticos a quienes aceptamos aunque nos traten mal. Si posiblemente eso es tema de otro post, sobre autoestima y autovaloración. Pero sin duda falta de Amor es.

Por algo esta pasantía aqui, en este planeta tan complejo, lleno de tanta belleza pero a su vez de tantas lecciones que aprender. Escribí en un poema , uno de los primeros de este blog, que una de las lecciones más difíciles de la estadía aqui: es aprender a Amar. Amarse uno, amar al otro. El secreto de la multiplicación del Amor es darlo. Se dice fácil.

No pongo en duda la nobleza del ser humano. Sólo miremos la compasión, la solidaridad con Haiti como situación más reciente para darnos cuenta de que estamos dispuestos a dar.

Quisiera simplemente que la energía de la multiplicación del Amor alcanzara su verdadera fuerza. La alcanzara primero en nosotros, porque en la medida que se hace sostenible en cada quien, podemos darla a otros con mayor potencia.

Alguien una vez me dijo que A-MOR literalmente significa No- MUERTE, es decir que el Amor es Vida. La batalla diaria de cada ser humano es evolucionar, cada paso nos lleva a entender nuestro paso por la Vida, una vida a veces incomprensible para mi. Pero a pesar del dolor cercano o en otras latitudes, el AMOR renace, porque la VIDA renace. Es un ciclo, en el que tengo la Fe de que el Amor triunfa porque logra renacer pese a las dificultades.

Para aterrizar lo que pareciera un tema lejano y profundo a la vez simplemente quiero compartir con ustedes unas sencillas reflexiones

El Amor Es
El Amor existe
Nos lo merecemos simplemente por Ser
Nos merecemos el Amor verdadero, el que nos libera, nos sana, nos da valor, el que suma
No es Amor aquello que entristece, debilita, ensombrece, resta, puede ser una lección, pero Amor no es

El Amor brilla, da esperanza, nos hace levantar y seguir
Nos llama cuando estamos en silencio
Nos pone una sonrisa en los labios
"un poco de cielo que se ve entre nubes oscuras"
Nos conduce a la VIDA, a la armonía y a la PAZ Interna

A este mundo le falta Amor. Quisiera se multiplicara tan rápido, pero el Amor es libertad y esa parte del Amor es difícil de entender. Cada humano va a su ritmo y a su tiempo, incluyéndome.

2 comentarios:

Rodolfo Alejandro Ponce dijo...

Estimada Anaiz, gusto en leerte.

Me encanta eso de que el amor es la no-muerte.

Desde mi perspectiva, el corolario de esa frase, la incapacidad de compartirse, de darse a los demás, es una muerte en vida sin importar la naturaleza del sujeto: desde la empresa socialmente irresponsable hasta alguien que no se posea (y aprecie) a sí mismo

Abrazo cordial

Rodolfo Alejandro

www.filosofiadecamionetica.blogspot.com

ANAIZ QUEVEDO dijo...

Interesante y brillante aporte Rodolfo, me hace reflexionar justamente sobre el propósito de vivir y lo perdidos que los humanos nos encontramos cuando nos desviamos del propósito fundamental vinculado al A-MOR