lunes, 10 de agosto de 2009

No hay buenas o malas noticias, sólo noticias

Antes de comenzar quiero hacer público que lo más amoroso de este posteo, se lo dedico a mi hermanita Aliria Quevedo, una de las mejores periodistas del país, porque aunque es subjetiva hacia sus adentros, (igual que yo pos), en su trabajo no se le nota ni una pizca, es super profesional, veraz y no quiero que quede lugar a dudas que la admiro, la amo. Para ti mi profunda admiración, mi respeto . Y a aquellos que esta situación tan fuerte que vivimos les afecta, les sugiero, nunca pero nunca se olviden que somos hermanos..


Me costó entender esta frase. Estaba este fin de semana sumida en la tristeza y en la rabia y lo confieso porque como ya lo he dicho bastante soy humana, quisiera ser más sublime, pero uno a veces se cansa. Y en esa rabia uno lanza dardos aqui y allá, y sé que no estoy para eso, una cosa es la fuerza para emprender acciones asertivas y otra cosa es la rabia, una energia que es contraria al AMOR. Trato de vivir en esta energia, y cometo errores, he sido intolerante, he sido totalitaria con mi gente cercana y admito que debo aprender para algún dia no seguirlo viendo reflejado en mi país. Me falta humildad, pero alli voy, poco a poco.

Entonces en medio de un largometraje animado, surgió esta frase, No hay buenas o malas noticias sólo noticias, fue como un mantram porque me hizo vibrar, salir por un momento de mi, de la situación y verlo todo desde otro nivel, sin juicios.

No se si les ha pasado que a veces permanecemos en esos estados de reflexión un tiempito, a mi me gustaría que fuera un poco más, pero enseguida baje de esa nube... y otra vez lo llevé al terreno de mi profesión, "estar informado es necesario si acaso no medular en esta sociedad que va tan veloz"

Cuando callan un medio, hay un canal menos para informar. No sé si es una óptica u otra, si la noticia es buena o mala para ti, para el otro. Pero son noticias. Y aqui el dilema del argumento gubernamental en Venezuela: Se cierran emisoras de radio para "democratizar el espectro radial". Se elimina lo viejo porque lo nuevo será mejor. Es el simple reflejo de la ideología revolucionaria de deshacerte de las "viejas estructuras" para crear el hombre nuevo. Como si el hombre nuevo nace de la destrucción. Como si este fuego que producido intencionalmente pasando por alto una constitución, traerá gente nueva en el país, con estructuras alejadas del resentimiento. Es que claro que hay que democratizar el espectro radial, pero porsupuesto. ¿Pero así?. ¿Esta era la forma más amorosa, más civilizada, más consensuada?

Mi profesora en el postgrado de Dinámica de grupos me enseñó un día que los líderes sanos, no destruyen, transforman. Y allí está la maestría más dificil porque amerita de paciencia.

Los procesos pacificos demoran, sino para los que crean en Dios, fijense que nuestro Dios/sa viendo todas nuestras "barbarosidades" (no se si existe esta palabra pero la raza humana comete tantas barbaries que no se si ésta definición se queda corta), nos da el libre albedrío, y nos deja fluir, nos deja hacer. Aún nuestra historia se escribe con la Fe que en este planeta tendremos un final feliz. Pero los totalitarios destruyen, no tienen paciencia ( ciencia de la paz). Nos pasa o no.? en menos o mayor escala... nos comemos la luz, no dejamos hablar al otro, porque ya queremos dar nuestra opinión, no escuchamos pues... Falta paciencia en este mundo.

No quiero terminar este posteo sin decirle a mis entrañables amigos oficialistas, porque los tengo y muchos, que reflexionen sobre la forma en que están construyendo los cimientos de eso que llaman socialismo. Que reflexionen si la destrucción asi tan desmedida trae paz. Si el resentimiento alguna vez ha sido el motor de la transformación pacifica. Quiero decirles que la inclusión social con exclusión de los sectores que no me gustan o me adversan, es una paradoja. El hombre nuevo nace de la revolución de la consciencia. Muchos de ustedes lo saben, especialmente los espirituales. Nunca olviden que todos somos hermanos. Y que si nos hemos disgustado claro, porque hay acciones muy dolorosas que han ocurrido. Sobretodo aquellas destructivas. Pero somos los mismos, los de siempre, aqui lo nuevo sería un país solidario, pacifico, pero hay que comenzar por sanar los liderazgos. No se puede hablar de Paz desde el ODIO y eso debe comenzar desde el Presidente que genera mucha zozobra y tiene la oportunidad de generar armonía. Y por eso Hoy admito mi duelo, admito que estoy muy molesta, pero que prometo direccionar esa energía hacia la construcción sin dejar de denunciar ni protestar. Es que si no lo hago estaría haciendo lo que critico. Y no es la idea.

Lo que si está claro es que hay abuso por acabar con lo que muchos seguidores del oficialismo piensan que es otro abuso la monopolización del espectro radial. El ojo por Ojo nunca ha cerrado el circulo, siempre lo hace el perdón, el AMOR. El resentimiento hace que el circulo se repita. Pero para que venga un liderazgo sano y armonioso, hay que crecer. Eso si sería una verdadera revolución.

3 comentarios:

José Bernardo dijo...

Comparto plenamente con Anaiz. Estamos ante una situación que requiere concentrar las energías positivas, para no dejarse llevar por la desesperanza, resentimientos, y otros estados de ánimo negativos. En la última Encíclica del Papa, se promueve el amor en la verdad. ¿Cómo lograr lo anterior? Los líderes de las comunidades, sociedades, de los paises, deben promover la cohesión de la gente, alrededor de los valores superiores, como la fraternidad, no a través de la imposición, sino del consenso; no mediante amenazas, sino persuadiendo con razones y, lo más importante, con el modelaje. Se debe construir desde la libertad, no sitiando a la gente.

Pedro Jota dijo...

Hola Anais, no, no amiga, no tienes que sumirte en la tristeza, ni en la rabia, porque no son sentimientos propios de tí. Claro que puedes ser mas sublime, transformando solamente esos sentimientos desagradables que tienden a hacer mas daño que bien. Ciertamente si, debemos aspirar a crear al "Hombre Nuevo", que incluye a todo el género humano. Pero esa novedad, no es la que aspiró el "Nacional Socialismo", que concluyó a mediados del siglo pasado con una de las peores guerras que ha tenido la humanidad. Ese hombre nuevo no podrá nunca ser construido basado en dogmas o doctrinas, ni siquiera por la voluntad de un grupo, por más poder que tenga y mucho menos a la fuerza, con violencia, o con odio. Será construido a través de esa ciencia de la Paz, lentamente, tal vez con golpes, decepciones y quizás lágrimas, pero desde la conciencia, desde el convencimiento, desde el pensamiento, donde se causan todas las cosas. Se dice que la mente es la gran destructora de lo real, pero también es la gran constructora, transformadora de los resentimientos en sentimientos agradables, positivos, sanos, valientes. Hombres nuevos capaces de ver y actuar acertadamente. Quien aspire a serlo, seguramente tendrá que demoler muchas trabas materialistas y egoístas, que han nutrido al pequeño yo que llevamos dentro, para tornarse en el gran yo intimo que también tenemos todos y desde allí con una sensación de poder y de plena armonía actuar constructivamente. No te desanimes, recuerdas, como lo has dicho en tus escritos, que llevas dentro una "Diosa". ¡Eso eres!. Recibe un afectuoso abrazo. Pedro.

ANAIZ QUEVEDO dijo...

Gracias amigos. Alli vamos consolidando el equilibrio internamente para verlo reflejado afuera. Alli vamos tratando de entender lo que a veces es dificil de entender como las agresiones y la imposición.

Abrazos a los dos