domingo, 16 de diciembre de 2007

Corre la voz: El Amor existe y este es el tiempo.




Todos y todas lo buscamos. Así lo neguemos. Lo buscamos en cada cosa que hacemos. Los sabios suelen decir que hasta el odio es Amor frustrado, que la oscuridad solo es menor grado de luz y que tarde o temprano descubrimos que la felicidad es un estado que como un imán atrae más situaciones positivas.


El Amor es un estado que se logra si nos damos el permiso. Es contagioso. Por ejemplo los que creen en que la Navidad es tiempo para compartir y se rinden ante esta energía, sienten que definitivamente algo cambia dentro. Lo ideal sería que este momento perdurara siempre y nos abrieramos continuamente ante la influencia maravillosa de esa luz, esa chispa inexplicable que nos hace más humanos(as) y solidarios(as).


Yo creo firmemente como lo dije en un anterior escrito, que una de las razones de la pasantía en este planeta es aprender a Amar. Amar con todas sus letras, conscientes de que es una energía transformadora que nos conduce a crear situaciones armoniosas y así contribuir con la evolución primero propia y luego del entorno.


Cuando nos distanciamos del Amor, nos sentimos vacíos. El estrés, el estar todo el tiempo sólo en la mente, sólo en el cuerpo o sólo en el corazón sin practicar la maestría de estar vivos buscando nuestro balance usando nuestros cinco o (seis sentidos?), suele agotar.


Creo además que la frase clave para encontrar parte del balance es la "sinergia", hacer que las acciones que llevamos a cabo estén relacionadas y además que estén conectadas a nuestra misión de vida. Hay personas que hacen muchas cosas, pero sus trabajos no están relacionados ni uno con el otro ni con lo que les gusta en verdad hacer. Por eso uno los ve cansados(as) y sin ánimo, como si estuvieran divididos(as). Hay quienes reponden "es la necesidad". Y yo insisto en que uno vive en el universo que es capaz de imaginar. El alma grita fuerte ¿saben?. Esa voz interior de la que muchos hemos oído hablar, existe.


Además esa "voz" poderosa, la que nos habla de lo armonioso, lo maravilloso, la que nos llena de Vida, es como una especie de "tilín" que nos activa y hasta nos advierte cuando algo no anda bien. Lo que sucede es que en muchas ocasiones podemos hacer caso omiso de ella, tenemos libre albedrío, no nos obligan a ser felices y a veces aunque parezca paradójico nosotros(as) mismos(as) huímos de la felicidad cuando es nuestra característica fundamental.


Hay quienes trabajan y trabajan para acumular riquezas. Entretanto su riqueza más importante se va deteriorando(la persona). Si tanto trabajo no tiene un límite de tiempo, espacio, energía mental , fisica y hasta espiritual, no se es rico(a). Tomarse tiempo para uno, vivir la vida, no tiene nada que ver con ser irresponsable... Es más bien todo lo contrario. Si éstamos atrapados en una telaraña de trabajo, algo hay que revisar. Porque no se puede ser faro si estamos congestionados(as), con la mente, el alma, el espiritu, el cuerpo, el corazón puestos fuera de nosotros(as) mismos(as) gran parte de nuestro propio tiempo.


Nuestro Ser, nuestra Alma, "esa voz" nos va a recordar siempre a que hemos venido y si escuchamos nuestro corazón, y ponemos nuestros pensamientos, nuestras palabras y nuestras acciones en consonancia podremos con paciencia (Ciencia de la Paz) vivir más felices nuestro camino. Porque a fin de cuentas no son sólo las metas lo que es importante, creo que hasta más importante es disfrutar la vía para llegar a donde queremos o soñamos en armonía divina.


El Amor hace que vivamos más tranquilos. Me lo imagino como una luz que se instala en el corazón si nos abrimos a ella, que hay que alimentar con energía similar y que luego se expande.


Un buen amigo me hizo cambiar mi perspectiva del Amor aunque ya lo había leído en la biblia cristiana. Dios es Amor. No es que es amoroso, el es Amor.


Para los que crean en Dios es una bonita forma de entender esa luz que me imagino, Y para los que no, igual practicar el Amor podría vincularnos automáticamente con la Paz.


Y nosotros(as) somos el punto de partida tal como les comenté en el artículo


"Ama a tu prójimo como a ti mismo(a), no más que a ti mismo(a)


¿Y el Amor de pareja? También está relacionado con todo lo que venimos diciendo. Porque cada relación debe basarse en la armonía. Cuando no nos sentimos bien en alguna relación debemos empezar por nosotros(as), en revisar que queremos, y si lo que estamos viviendo nos acerca a -nuestros valores y esencia. Claro además de recibir asimismo debemos chequear que estamos dando, qué creemos, nuestros pensamientos se vuelven cosas. Vivimos lo que hemos imaginado.


Además este aspecto tiene muchas aristas, dependiendo del balance que tengamos en la vida. Lo que si creo es que existen almas afines , equipos de trabajo, compañeros de viaje en el tren, como quieran llamarles a esos dos que funcionan muy bien juntos y también cada uno desde su accionar, misión. La clave es la energía que los sustente. "Todo lo que en Amor se sustente, durará por siempre". La historia es qué entendemos por Amor. El apego, el miedo, el irrespeto,la mentira, son fases, aprendizaje, pero si son las características únicas , no estamos ante el Amor y debemos comenzar por ver hacia nosotros(as)


Es necesario volver a nuestra esencia. Todo parte de allí, de lo que activemos dentro. Porque si buscamos todo afuera, que sean los otros(as) los que cambien por nosotros(as), no hay una verdadera transformación. Afuera hay muchos espejos.


Por eso abrirnos a amarnos, a experimentar la vida y vivirla lo mejor que podamos es una vía menos espinosa. Pero el Amor es libertad y cada quien escoge la forma de seguir su camino.


Haciendo caso a eso de la sinergia y como me gusta el arte, ya saben finalizo mis escritos con algo poético o una canción.


Les dejo este tema que me mandó mi hermana para recordar viejos tiempos.


Corre la voz (1987)


5 comentarios:

Eliana Quintero dijo...

Anaiz, gracias por tan sensible reflexión...

Coincido contigo, esa energía que se llama Amor, está dentro de nosotros pero no sé porqué,nos empeñamos en buscarla afuera.

Y si, ésta, la Navidad, es una época propicia para revisarnos y replantearnos hacia dónde vamos, de ser necesario hacerlo.

La vida entera es una escuela en la que nos graduamos tal vez cuadno pasamos a otro plano, y vamos subiendo de grado en la medida que superamos las pruebas-obstáculos que ellas nos pone y si aprendemos, porque qué sentido tiene volver a cometer los mismos errores.

Yo también he pensado últimamente en el tema del Amor, en todas sus dimensiones. Bueno recuerda la campaña "Salvemos al planeta, amemos a la Madre Tierra" en mi blog: http://elianaquintero.blogspot.com/

Un fuerte abrazo

Feliz Navidad para ti y los tuyos

Eliana Quintero

Félix Alejandro dijo...

Excelente Artículo Anaíz, como siempre una reflexión fresca, natural, inteligente pero mejor que nunca por el tema abordado. Concuerdo contigo en que el amor existe y siempre lo buscamos aunque nos distraemos muy amenudo. Una vez leí de Juan Liscano (Escritor y filósofo Venezolano) que: "existían dos grandes motivaciones para la humanidad: el amor y el poder" y de Fernando Savater (filósofo español) que: "muchas veces el miedo a morir, sabiendo que moriremos, nos alimenta una necesidad de trascender que si no somos suficientemente valientes como para elegir lo bueno de la vida nos puede conducir a morir antes de la muerte (tener mala vida)". Con la extraordinaria familiaridad y sencillez de tus palabras siempre me dejas cautivo en una reflexión que me permite aprender lo importante, lo necesario y lo bueno sin abstracciones filosóficas. Muchas Gracias Anaíz!!!

damaris dijo...

hola Anais,

me permito comentar que tu articulo esta muy bueno, sin embargo yo particularmente creo que el amor que todo lo puede es el que justamente nos desarminiza la vida que estamos acostumbrados a llevar porque nos entristece, nos alegra, nos hace palpitar el corazón, nos desordena la vida, nos cambia el entorno, nos hace sufrir y reir, llorar y disfrutar, amargarnos y alegrarnos. en fin ese es el amor para mi.

saludos

damaris

José Bernardo dijo...

Excelente, mi buena amiga. Un artículo muy adecuado para la Navidad.

¿Por qué asociamos la Navidad con el Amor? Aun cuando parezca que Jesús es apartado de estas fiestas, por el tema de de las compras, compromisos sociales, etc; lo cierto es que hay un vínculo con esa zona espiritual, que nos hace emerger muchos sentimientos positivos, a ser mejores personas, al menos en esta época del año.

Es frecuente ver a la gente regalando juguetes a los más necesitados, acompañando a personas enfermas, carentes de recursos, que requieren de una mano amiga.

El reto, es llevar este espíritu fraternal a nuestra vida cotidiana. Y es que el Amor no conoce de épocas del año, de verano ni de invierno. Ni del frío ni del calor. Es una esencia, de lo más profundo del ser humano, donde reconocemos a Dios.

Tiene razón Anaiz: el Amor existe y este es el tiempo. No importa que haya condiciones adversas, odios, resentimientos, indolencia...

En cada pensamiento, en cada acto, como seres COHERENTES, debemos manifestar nuestro Amor, hacia nosotros mismos y hacia la humanidad.

Anaiz Quevedo dijo...

Eli. gracias por estar siempre tan pendiente y compartir tus reflexiones. Si, la vida es una gran escuela, uno vive a diario lecciones que vienen junto a las respuestas tarde o temprano. Lo que pasa es que a veces somos algo tercos e insistimos en lo que vemos cerca cuando hay una armonía universal que mueve cada hilo y hay ópticas más amplias que más allá de las narices.
Lo que es más trscendente de este mundo tiene mucho que ver con los valores, con la esencia del AMOR( A: No Mor: Muerte es decir con la VIDA.

Félix querido, gracias por tus comentarios, siempre tan delicados y llenos de entusiasmo además aderezados con sabiduría. Me atrevo a agregar que el Poder sin Amor no dura ni trasciende y que el verdadero poder, fuerza, fortaleza como se llame a ese "don" está en el Amor, de allí viene el poder positivo el que todo lo transforma sin la intención de hacerlo. Simplemente Es.

Violeta, que sorpresa tu comentario. Si el Amor mueve todo, y al mover todo hay quienes pueden ver estos "movimientos" como desbalances, pero es que cuando el Amor es verdadero, hasta lo que parece a simple vista como un "fuerte movimiento" es Armonía universal.

José Bernardo tu también tienes mucha razón. El Amor que se expande y nos hace mejores personas es lo más valioso que nos llevamos de esta pasantía. Y aunque en la sociedad muchos alaben los antivalores, lo que no se parece a la VIDA ni la respeta, la lucha es día a día por rescatar lo que en verdad somos, y esa lucha comienza con cada quien.

Abrazos amigos y FELIZ AÑO 2008
Anaiz